Análisis de suplementos relacionados con el óxido nítrico: L-Citrulina, Agmatina y AAKG.

¿Qué efecto tiene el óxido nítrico en nuestro organismo?

El óxido nítrico, o monóxido de nitrógeno, es un neurotransmisor con funciones muy interesantes en nuestro cuerpo, donde funciona principalmente como optimizador del riego sanguíneo. La característica fundamental que lo distingue de la mayoría de neurotransmisores es que se presenta en estado gaseoso. Esto le proporciona una serie de ventajas, como poder penetrar fácilmente en las membranas, pero no todo son mejorías; su naturaleza ocasiona que su acción sea muy limitada en el tiempo. El propósito fundamental del óxido nítrico es el de relajar los vasos sanguíneos, permitiendo un aumento en su capacidad para  transportar la sangre, lo que deviene en un mejor suministro tanto a los músculos como al cerebro. Por este motivo, el óxido nítrico goza de una gran popularidad entre los atletas. Gracias a que optimiza el riego sanguíneo a los músculos, el ácido láctico, causante principal de la fatiga tras un ejercicio intenso, puede ser retirado y sustituido con nutrientes, permitiendo entrenamientos más duraderos. Así no sólo disfrutará el deportista de una mayor capacidad física, y una mayor fortaleza, sino que, más importante, recuperará su estado de forma en un plazo mucho más corto tras un esfuerzo extenuante. Adicionalmente, este aumento de suministro sanguíneo elevará la confianza del atleta, ya que sus músculos adoptarán una apariencia mucho más voluminosa al concluir su entrenamiento. A este fenómeno se le denomina en inglés: “The Pump” (La Bomba / El Bombeo), expresión hecha célebre por Arnold Schwarzenegger en el documental “Pumping Iron”. Es por este motivo que a los suplementos que incrementan el óxido nítrico se les conoce popularmente como los que aumentan el bombeo a los músculos.

No obstante, las funciones del óxido nítrico exceden a las relacionadas con el aspecto muscular, ya que tiene muchos otros propósitos a lo largo de todo el cuerpo, incluyendo el cerebro. El más obvio beneficio, también depende de sus cualidades para mejorar el suministro sanguíneo. Mediante el relajamiento de los vasos, el óxido nítrico colabora en la promoción de una presión sanguínea establecida dentro del rango saludable. El monóxido de nitrógeno, al actuar sobre el sistema nervioso, permite la relajación de los músculos lisos, o no voluntarios; varios de ellos encontrados en los aparatos reproductor y digestivo, donde el óxido nítrico efectúa algunos de sus más notables beneficios.

Estructura del óxido nítrico.

¿Cómo afecta el óxido nítrico al sistema inmune?

El óxido nítrico es uno de los principales soportes del sistema inmune, ya que juega un papel determinante en la repuesta inflamatoria del cuerpo. Los fagocitos actúan blandiendo grandes cantidades de oxido nítrico, que expulsan contra las bacterias a las que se enfrentan cuando ha llegado el momento. El óxido nítrico, en este caso, es liberado en un ambiente que está altamente saturado con el oxidante denominado superóxido (O2). Nuestro óxido nítrico (NO), interactúa con el O2para crear un potente oxidante, el peroxinitrito (ONOO), que causa la apoptosis de las bacterias, fulminando a la infección. Merece la pena notar que, en las más recientes décadas, el monóxido de nitrógeno ha sido reconocido como uno de los elementos más versátiles dentro del sistema inmunológico. El óxido nítrico es producido mediante tres síntesis diversas, englobadas por la denominación óxido nítrico sintasa (ONS), la principal enzima involucrada es la tipo dos, conocida por el nombre de óxido nítrico sintasa dos, inducible; (ONS-2).

¿Cómo afecta el óxido nítrico al cerebro?

Dentro del cerebro, el óxido nítrico regula el riego sanguíneo del mismo modo que en el cuerpo. Más allá de esto, interactúa con el sistema glutamatérgico, desempeñando por tanto un papel esencial en la formación de la memoria y el aprendizaje. A través de esta interacción con los receptores de glutamato, también puede causar excitotoxicidad cuando su presencia es insuficiente. Por lo cual, no resulta sorprendente descubrir que el NO está sometido a estrictas regulaciones biológicas. De hecho, el aminoácido excitatorio denominado glutamato, el neurotransmisor más abundante en el Sistema Nervioso Central (SNC), es el que inicia la reacción que da forma al óxido nítrico. El monóxido de nitrógeno se enlaza con la guanilato ciclasa, cuyo producto, el guanosín monofosfato cíclico, actúa como receptor soluble del óxido nítrico;  mediante la cascada bioquímica derivada de su expresión, se ejercen los efectos moduladores que le confieren al NO, la cualidad de mensajero post- o pre- sináptico. Así es como logra la función de neurotransmisor excitatorio. No obstante, también es capaz de actuar inhibitoriamente a través de las sinapsis del sistema ácido-gamma-aminobutírico (GABA). De este modo, el óxido nítrico es capaz de realizar indistintamente funciones como neurotransmisor excitatorio o inhibitorio en el cerebro.

¿Cuáles son las tres formas de la Óxido nítrico sintasa?

La regulación del óxido nítrico es llevada a cabo por tres diferentes enzimas, denominadas como óxido nítrico sintasas. Óxido nítrico sintasa inducible (ONSi), óxido nítrico sintasa neuronal (ONSn) y óxido nítrico sintasa endotelial (ONSe), son las tres denominaciones con que se conocen a las formas de esta enzima. Los fagocitos que mencionamos anteriormente, principalmente expresan la forma ONSi, que tiene la capacidad de producir y excretar grandes ráfagas de óxido nítrico, habilidad fundamental para el sistema inmune, pero que resulta contraproducente cuando no existe amenaza que combatir. Dentro del sistema nervioso, la forma ONSn es la que está mayormente expresada, y es responsable de la producción de monóxido de nitrógeno en las neuronas. Esto conduce a una mejorada neuroplasticidad y la regulación integral de la presión sanguínea y la relajación de los tejidos de músculo liso. Finalmente, la ONSe es la forma más abundante de ONS y se encuentra en los vasos sanguíneos. Usualmente, cuando pensamos en cómo mejorar las funciones dependientes del óxido nítrico, nos referimos a las que provienen de incrementar la expresión de ONSe, ya que, de las tres, es la que está más estrechamente ligada con la vasodilatación.

Quiero disfrutar de los beneficios del óxido nítrico, ¿qué suplementos debo usar?

El camino más sencillo para mejorar las funciones del óxido nítrico es incrementar la cantidad de substratos disponibles para que la óxido nítrico sintasa realice su actividad. La reacción química de este proceso es la que sigue:

2 L-Arginina + 3 NADPH (Nicotinamida adenina dinucleótido fosfato en su versión reducida) + 3 H+ + 4 O2  2 L-Citrulina + 2 óxido nítrico + 4 H 2O + 3 NADP+ (Nicotinamida adenina dinucleótido fosfato)

 

Óxido nítrico sintasa.

Como puedes ver, el principal substrato es la L-Arginina, así que lo lógico es desear incrementar su disponibilidad para que la ONS realice su función. Sólo existe un inconveniente, y es que éste aminoácido posee una biodisponibilidad muy limitada; así que, en principio, resulta muy complicado conseguir un incremento significativo en los niveles plasmáticos de L-Arginina mediante su mero consumo. Por fortuna para nosotros, la L-Arginina es uno de los tres aminoácidos que participan en el ciclo de la urea; cuya labor consiste en convertir el tóxico amoníaco en la más benigna urea. Los otros dos aminoácidos que juegan un papel importante en este ciclo son la L-Ornitina y la L-Citrulina. La base del ciclo de la urea es que el amoníaco quede convertido en fosfato de carbamoilo, que es transformado a su vez en L-Citrulina. Esta última es metabolizada en una molécula intermediaria denominada argininosuccinato, que actúa como precursora de la L-Arginina. Por último, la L-Arginina es trocada en urea y L-Ornitina.

Diagrama del ciclo de la urea.

Los beneficios de la L-Citrulina.

A través de la suplementación con la altamente biodisponible Citrulina Malato podemos proveer al ciclo de la urea con un exceso de L-Citrulina; que, como ya sabemos, quedará convertida en L-Arginina. De esta manera, conseguimos un aumento de la presencia plasmática de este aminoácido muy superior al que conseguiríamos ingiriendo L-Arginina directamente. De este modo, incrementamos la actividad de la óxido nítrico sintasa, que producirá una mayor cantidad de óxido nítrico. Es por esto que la Citrulina Malato es apreciada como el mejor suplemento para aumentar el óxido nítrico. Adicionalmente, la L-Citrulina incrementa la velocidad con la que el organismo se deshace del tóxico amoníaco.

La utilidad de la Agmatina y el AAKG (Arginina alfa-cetoglutarato).

Aparte de la L-Citrulina Malato, también existen otros medios para obtener una L-Arginina más biodisponible. Por ejemplo, con la unión de L-Arginina y Alfa Cetoglutarato, una molécula también involucrada en el ciclo de la urea. Teóricamente, este producto debería incrementar la eficiencia de la L-Arginina como precursor del óxido nítrico, mientras promueve asimismo una sana función mitocondrial. Anecdóticamente, el AAKG parece ser un excelente precursor del monóxido de nitrógeno, sin embargo, existe una carencia de base científica concreta que evidencie la eficacia de este compuesto. Otra vía mediante la cual es posible incrementar la biodisponibilidad de la L-Arginina es sometiéndola a descarboxilación (retirar un grupo carboxilo para liberar dióxido de carbono), transformándola así en Agmatina, que no únicamente es una versión más disponible de la L-Arginina, sino que posee funciones específicas como neurotransmisor y, de hecho, no actúa como substrato para la ONS. En lugar de ello, la Agmatina es responsable de la activación o desactivación de la óxido nítrico sintasa. Más específicamente, bloquea la activación de NOSi (inducible) y ONSn (neuronal) a la par que promueve la actividad de ONSe (endotelial). Las ventajas de este mecanismo de acción son numerosas, ya que una sobreactivación de ONSi y ONSn puede conducir a un exceso de inflamación; así que podemos gozar de todos los beneficios de la activación de la ONS sin ninguno de los efectos indeseables. El Sulfato de Agmatina es la opción favorita entre aquellos que buscan un fuerte bombeo, ya que entre todas las disponibles, es la que causa mayor sensación de incremento del riego sanguíneo en los músculos durante el ejercicio.

¿Cómo elegir el mejor suplemento de óxido nítrico?

Así que, ¿por cuál entre los mencionados debes decidirte? Realmente esto depende en exclusiva de tus preferencias, ya que los tres son particularmente eficaces en su propósito. Si lo que deseas es tomar una pequeña cápsula y gozar de todos los efectos de la vasodilatación, entonces el Sulfato de Agmatina es la opción ideal para ti. Sin embargo, algunas personas no están interesadas en los efectos cognitivos de esta substancia (elevación del estado del ánimo, mejora de la facultad para concentrarse y mantener la calma) … por lo que, para ellos, la L-Citrulina podría parecer la elección predilecta, ya que no sólo actúa como un magnífico precursor del óxido nítrico, sino que además, gracias a su acción en el amoníaco, disminuye los efectos físicos del cansancio. La única desventaja que puede encontrarse en la Citrulina Malato, es que requiere consumir cantidades bastante elevadas para percibir sus efectos;  y quizá también, su sabor algo agrio, que puede ser enmascarado con alguno de nuestros paquetes de sabores. El AAKG es la mejor opción para aquellos que no desean encontrar ningún sabor, ya que carece completamente de él, también es idóneo para aquellos que persiguen los beneficios adicionales de un incremento de la Adenosina Trifosfato (ATP) y una optimización de la función mitocondrial en general. Esto se debe a que el Alfa Ceto-glutarato es usado como antioxidante y productor de energía en las mitocondrias, que son las encargadas de suministrar la energía a las células de nuestro organismo.

¿Puedo suplementar las tres sustancias simultáneamente?

Sí, claro que sí. La combinación de estos tres suplementos ha sido empleada habitualmente con éxito. Por ejemplo, el uso de Agmatina en combinación con AAKG o Citrulina MALATO permitirá aumentar la cantidad de monóxido de nitrógeno producido vía ONSe (endotelial). Como ya sabemos, esto se debe al hecho de que la Agmatina limita la producción de ONSi (inducible) y ONSn (neuronal) a cambio de potenciar considerablemente la derivada de ONSe (endotelial), que es la más beneficiosa para nosotros, porque está presente en los vasos sanguíneos y produce una mejora en el riego y suministro de los músculos.

 

Haz click sobre la imagen del producto que desees adquirir:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp +52 1 55 1915 2565